Información Útil
Castillo de Burgos. septiembre de 1812
Horario de apertura
Horario variable

Población
Burgos 09071

Recinto y galerías: 3,70 €
Recinto: 2,60 €

Contacto:
947 20 38 57
Vista del castillo de Burgos con las instalaciones de refuerzo defensivo edificadas por las tropas francesas.
Tras la victoria de Arapiles (Salamanca) el 22 de julio, las fuerzas de Wellington llegaron a  Madrid el 12 de agosto, para ser recibidas ante el júbilo popular como héroes. Posteriormente hacia finales de agosto se trasladaron al norte para asediar Burgos, el siguiente escalón en el camino hacia Francia. Pero tras un mes de asedio, y a pesar de que se habían llevado a cabo cinco asaltos de gran audacia, la fortaleza continuaba en manos del enemigo.


La razón principal de que no consiguieran derrotar a los franceses y hacerse con el castillo era sin duda la falta de medios con que se había acometido dicho asedio. El clima también había resultado muy adverso: la lluvia y el mucho viento fueron constantes durante estos días. Wellington llegó a escribir más tarde que ése había sido la empresa más difícil que había tenido que acometer en su vida y con unos medios muy insignificantes, además de poco tiempo. Los franceses sufrieron durante el asedio 623 bajas –entre muertes, heridos y capturados- por el contrario, las bajas de los aliados ascendieron a 2.059.


Así las cosas, se decidió comenzar los preparativos para abandonar el asedio. Para el general estos acontecimientos supusieron el peor trance en el que nunca se había visto envuelto antes, viéndose forzado a tomar esta medida en gran parte debido al movimiento combinado de los ejércitos franceses por el sur, el centro y el frente.
De entre las dos rutas de retirada hacia el Duero, la primera por el puente de Villatón y la segunda por el puente de Burgos, se optó por la segunda por ser más corta.

Reconstrucción de las tropas aliadas asediando la fortaleza subiendo la colina hacia la Iglesia de San Román, defendida por los franceses.
Recorriendo el campo de batalla
Siguiendo los pasos de Wellington en Castilla y León
Puente de Palencia

El día 25 de octubre, el ejército aliado cruzó el río Carrión por Palencia, Dueñas y Villamuriel.  Wellington ordenó al 3er Batallón de Royals la voladura del puente de Palencia con el fin de impedir el paso al ejército francés y que les diera alcance. Pero esta orden no se llevó a cabo con suficiente celeridad, y el General Foy consiguió llegar al puente  y evitar su voladura. Las causas del fracaso pudieron ser varias: la carga falló, no se detectó la presencia del enemigo hasta que fue demasiado tarde, no se ocupó el puente con suficientes efectivos… El resultado fue que el teniente-coronel Campbell se vio obligado a retirarse hacia Villamuriel permitiendo a los franceses cruzar el río Carrión por Palencia y forzando a Wellington a cambiar la línea de su frente.
Seguir con la ruta
Hemos seleccionado los lugares con más trascendencia en el recorrido de las tropas aliadas a través de Castilla y León. Viaja por nuestra ruta online para saber más de cada enclave.
Mapa Interactivo
Hemos seleccionado algunos de los puntos de interés más interesantes para tu ruta. Haz click en cada punto para ampliar la información.